Un millón de trozos esparcidos por el suelo